FANDOM


Las ondinas son un tipo de seres asociados con el agua, nombrados por primera vez en las escrituras alquímicas de Paracelso. En la literatura clásica se encuentran criaturas similares, particularmente en la Metamorfosis de Ovidio. Escritores posteriores desarrollaron las ondinas como una ninfa acuática por derecho, y sigue viva en la literatura moderna y arte a través de tales adaptaciones como "La sirenita" de Hans Christian Andersen.

Por lo general, las ondinas son mujeres, normalmente en manantiales y cascadas en el bosque. El grupo contiene mucha especies, incluyendo las nereidas, limnátides, náyades o sirenas. Aunque su apariencia física es humana, carecen de alma, por lo que para alcanzar la inmortalidad deben casarse con un humano. Tales uniones contraen riesgos para el hombre, ya que si le es infiel, él morirá.

EtimologíaEditar

Ondina es un término que aparece en los textos alquímicos de Paracelso, un médico y alquimista medieval. Deriva de la palabra latina unda, que significa "onda", y aparece por primera vez en el libro de Paracelso "Nymphis, sylphis, pygmaeis et salamandris et de caeteris spiritibus", publicado de forma póstuma en 1658.

ElementalesEditar

Paracelso creía que cada uno de los cuatro elementos clásicos (tierra, agua, aire y fuego) era habitado por diferentes categorías de espíritus elementales que compartían nuestro mundo: gnomos, ondinas, sílfide y salamandras, respectivamente. Describe a estos elementales como "los homólogos espirítuales e invisibles de la Naturaleza visible...algunas con forma humana, y habitando mundos propios, desconocidos por el hombre porque sus sentidos poco desarrollados fueron incapaces de funcionar más allá de las limitaciones de los elementos brutos".

Descripción y atributos comunesEditar

Las ondinas son invariablemente representadas como mujeres, lo que es consistente con la antigua idea de que el agua es un elemento femenino. Normalmente se encuentra en cascadas y manantiales del bosque, y sus bellas voces cantarinas opacan a veces el sonido del agua. EL grupo contiene muchas especies, incluidas las oréades, nereidas, limnátides, náyades, sirenas y potámide.

A diferencia de los humanos, las ondinas no tienen alma. El matrimonio con un humano acorta sus vidas en la Tierra, pero les da un alma mortal.

Su descendencia con un hombre son humanos con alma, pero también alguna característica acuática, llamada marca de agua. Moses Binswager, protagonista del libro Das Wasserzeichen (1997) del escritor sueco Hansjörg Schneider, tiene un hoyuelo en su garganta, por ejemplo, que necesita ser sumergido periódicamente en agua para que no se vuelva doloroso.

OrigenEditar

El antiguo filósofo griego Empédocles (c. 490 - c. 430 a.C.) fue el primero en proponer que los cuatro elementos clásicos eran suficiente para explicar todo lo presente en el mundo. La filosofía de los espíritus naturales también era familiar a los antiguos egipcios y griegos, y desde luego, a Paracelso. El estudioso de los lenguajes célticos Herny Jenner argumentó que los elementales crecieron a partir del folklore que los precedía:

Cita inicio.pngLa subdivisiones y elaboraciones [de espíritus naturales]....por Paracelso, los rosacrucianos y los teósofos modernos son sin duda amplificaciones de la creencia popular de la existencia de una raza, ni divina ni humana, pero muy similar a los seres humanos, que existe en un "plano" diferente del humano, aunque ocupando el mismo espacio que...recuerda la teoría de esos místicos a grandes rasgos, y fue probablemente lo que les sugirió a ellos."Cita final.png

~ Hermy Jenner


David Gallagher argumentó que, aunque tenían a Paracelso como fuente, los autores alemanes del siglo XIX y XX encontraron la inspiración de las muchas versiones de la ondina en la literatura clásica, particularmente la Metamorfosis de Ovidio, especialmente dada la transformación de muchas de las ondinas en manantiales: Hirie (libro VII) y Egeria (libro XV).

En la literatura, drama y balletEditar

Escritores posteriores a Paracelso embellecieron la clasificación de la ondina convirtiéndola en una ninfa acuática. Ondina de Friedrich de la Motte Fouqué, publicada en 1811, está basada en un pasaje del Liber de Nymphis de Paracelso en el que detalla cómo puede la ondina obtener un alma inmortal casándose con un humano, aunque posiblemente también lo toma prestado de la novela rosacruciana del siglo XVII Comte de Gabalis. El mito de la ondina fue una de las inspiraciones tras la obra francesa Pelléas et Mélisande escrita por Maurice Maeterlinck, que solo fue representada una vez el 17 de mayo de 1893. El compositor Claude Debussy estaba en el público, soliendo tocar la composición del mismo nombre. La obra Ondine de 1939 del dramaturgo francés Jean Giradoux también se basa en la novela de Fouqué, siendo un ballet del compositor Hans Werner Henze y el coreógrafo Frederick Ashton con MargoT Fonteyn como Ondina. El autor austriaco Ingeborg Bachmann, amigo de Henze que colaboraba con frecuencia con él, atendió al estreno en Londres y publicó una historia corta "Undine geht" en la colección Das dreißigste Jahr (1961), en la que Ondina no es "ni humanna ni espíritu acuático, sino una idea".


La Ondina de Fouqué también influyó "La sirenita" (1837) de Hans Christian Andersen y H.D. juega en su identificación en su novela autobiográfica HERmione (1927). Burton Pollin señala la popularidad de la leyenda en el mundo angloparlante: aparecieron traducciones en inglés en 1818 y 1830, y una "versión superior" fue publicada por el eclesiástico americano Thomas Tracy en 1839 y reimpresa en 1824, 1840, 1844 y 1845; él estima que por 1966 se habrían impreso al menos un centenar de versiones inglesas, incluyendo adaptaciones infantiles. Edgar Allan Poe fue profundamente influido por el cuento de Fouqué, según Pollin, que pudo ser debida a la lectura de Walter Scott y Samuel Taylor Coleridge: Scott derivó el personaje de la Dama Blanca de Avenel (El monasterio, 1820) de Ondina, y en la edición de 1839 de Tracy se republicó el pasaje de Coleridge de Ondina.

Maldición de la ondinaEditar

La hipoventilación central congénica, una afección médica rara en la que los afectados carecen del control autónomo de su respiración y por tanto el riesgo de asfixiarse mientras duermen, se conoce como la maldición de Ondina. Ondina, la heroína epónima de la obra de Giradoux, le desvela el futuro a Hans, a quien acaba de conocer, que "Seré los zapatos de tus piés...seré el aire de tus pulmones". Ondina hace un pacto con su tío, el rey de las ondinas de que, si Hans la engaña, morirá. Tras su luna de miel, Hans se reúne con su primer amor, la princesa Berta, y Ondina lo deja, siendo capturada por unos pescadores seis meses después. Cuando se encuentra de nuevo con Ondina el día de su boda con Berta, Hans le cuenta que "todas las cosas que antes hacía por sí mismo, necesitan ahora de una orden especial...un solo descuido y me olvidaré de respirar"- Hans y Ondina se besan, y él muere.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar