Fandom

Mitología Wiki

Infierno

1.244páginas en
el wiki
Crear una página
Comentarios0 Compartir

El infierno, en muchas tradiciones mitológicas, folclóricas y religiosas, es un lugar de tormento y castigo en la otra vida. En la mayoría de tradiciones abrahámicas se ve como un castigo. Las religiones con una historia divina linear suelen mostrar los infiernos como destinos eternos. Las religiones con una historia cíclica mostrar el infierno como un periodo intermediario entre las encarnaciones. Típicamente, estas encarnaciones sitúan el infierno en otra dimensión o bajo la superficie de la Tierra, situando comúnmente entradas al infierno desde la tierra de los vivos. Otros destinos de la otra vida incluyen el Cielo, Purgatorio, Paraíso y Limbo.

Otras tradiciones, que no conciben la otra vida como un lugar de castigo o recompensa, simplemente desriben el infierno como una morada de los muertos, la tumba, un lugar neutral situado bajo la superficie de la Tierra, como el Sheol o Hades. El infierno suele mostrarse poblado con demonios que atormentan a los que lo habitan. Muchos están gobernados por un dios de la muerte como Nergal, Hela, Enma o el diablo.

Descripción ComúnEditar

Algunas teologías del infierno ofrecen detalles gráficos y siniestros (por ejemplo, el Naraka del budismo, uno de los seis reinos del samsara). Las religiones con una historia divina lineal a menudo conciben el infierno como infinito (por ejemplo, las creencias del cristianismo), en cambio las religiones con una historia cíclica suelen mostrar el infierno como un período intermediario entre la reencarnación (por ejemplo, el Diyu, reino de los muertos de la mitología china). El castigo en el infierno habitualmente corresponde a los pecados cometidos en vida. A veces se hacen distinciones específicas, con almas condenadas sufriendo por cada mal cometido (ver como ejemplo el Mito de Er de Platón o el poema de La Divina Comedia de Dante Alighieri), mientras que otras veces el castigo es general, con pecadores siendo relegados a una o más cámaras del infierno o niveles de sufrimiento (por ejemplo, según Agustín de Hipona los niños no bautizados, aunque privados del Cielo, sufrían menos en el infierno que los adultos no bautizados). En el islam y el cristianismo, de todas maneras, la fe y el arrepentimiento tienen mayor importancia que las acciones en determinar el destino del alma después de la muerte.

El infierno es usualmente imaginado como poblado por demonios, quienes atormentan a los condenados. Muchos son gobernados por un rey de la muerte:

  • Nergal (dios sumerio-babilonio, señor de los muertos)
  • Iama (dios benigno en el hinduismo)
  • Satanás (Ángel caido que representa la encarnación suprema del Mal).

Otras concepciones del infierno suelen definirlo abstractamente, como un estado de pérdida más que una tortura en un lago de fuego literalmente bajo la tierra. También hay quien entiende que los muertos no están conscientes y el infierno no puede ser un lugar abrasador de tormento donde las personas malvadas sufran después de la muerte.

Religión, mitología y folcloreEditar

Dore woodcut Divine Comedy 01.jpg

Ilustración de Doré del 6º círculo del infierno de la Divina comedia de Dante.

El infierno aparece en varias mitologías y religiones. Normalmente está habitado por demonios y las almas de los muertos. Una fábula recurrente en el folclore de varias culturas es la alegoría de las largas cucharas. EL infierno suele describirse en el arte y la literatura, quizás siendo el ejemplo más famoso la Divina comedia de Dante.

CastigoEditar

El castigo en el infierno suele corresponderse con los pecados cometidos durante la vida. A veces estas distinciones son específicas con almas de condenados sufriendo por cada pecado cometido, pero a veces son generales, con pecadores condenados a una o más cámaras del infierno o niveles de sufrimiento.

En muchas culturas religiosas, incluyendo el cristianismo y el islam, el infierno se suele mostrar feroz y doloroso, inflingiendo sufrimiento al culpable. A pesar de la representación común del infierno como un lugar de llamas, otras tradiciones presentan al infierno como frío. Las descripciones budistas, especialmente la rama tibetana, muestra al infierno como un lago congelado de sangre y culpa. Pero el frío también participaba en las representaciones cristianas antiguas del infierno, comenzando con el Apocalipsis de Pablo, originalmente de comienzos del siglo III; la "visión de Dryhthelm" de Beda el venerable del siglo VII; el "Purgatorio de San Patricio", "la visión de Tundal" o "Visio Thungdali" y la "visión del monje de Enysham", todas del siglo XII; y la "visión de Thurkill" del siglo XIII.

PoliteísmoEditar

Antiguo EgiptoEditar

Con la popularización del culto a Osiris durante el Reino Medio, la "democratización de la religión" ofreció hasta a los seguidores más humildes la esperanza de la vida eterna, con la aptitud moral como factor dominante para determinar la idoneidad de la persona. Al morir, la persona se enfrentaba a un juicio ante un tribunal de 42 jueces. Si llevaba una vida conforme a los preceptos de la diosa Maat, que representaba la verdad y la vida correcta, la persona sería bienvenida a los Dos Campos. Si era culpable, era lanzado al devorador y sería condenado al lago de fuego. La persona tomada por el devorador primero recibiría el terrible castigo y luego aniquilada. Estas imágenes de castigo pudieron haber influenciado las percepciones medievales del infierno a través de los primeros textos cristianos y coptos. La purificación para aquellos considerados justificados aparece en la descripción de la "isla Llama", donde los humanos experimentan el triunfo sobre el mal y el renacimiento. Los condenados les espera la destrucción completa, pero no se sugiere ninguna tortura; el pesado del corazón en la mitología egipcia puede llevar a la aniquilación. La leyenda de Khaemwese describe el tormento de un hombre rico, que carecía de caridad, cuando muere y se compara al estado bendecido de un pobre que también había muerto. El perdón divino en el juicio siempre fue una preocupación central para los antiguos egipcios.

Antiguo oriente medioEditar

Las culturas de Mesopotamia (incluyendo Sumeria, el imperio acadio, Babilonia y Asiria), los hititas y los cananitas/ugaritas revelan unas de las primeras pruebas de la existencia de la idea del inframundo. De los pocos textos que sobreviven de esas civilizaciones, esta prueba aparece en le Epopeya de Gilgamesh, el "Descenso de Inanna al inframundo", "Baal y el inframundo", "el Descenso de Ishtar" y la "Visión de Kummá".

Infierno GriegoEditar

Averno o el inframundo era el nombre antiguo que se le daba, tanto por griegos como romanos, a un cráter cerca de Cumas, Campania. Se creía que era la entrada al inframundo, a los infiernos. Según el escritor griego Diodoro de Sicilia, el Averno sería un lago oscuro e inmenso. Los griegos creyeron que las almas de los muertos permanecían en el Hades, al que se llegaba después de atravesar la laguna Estigia, después de ser juzgados seles podían enviar:

  • Campos de asfodelos: allí iban a parar las almas que obraron tanto para bien como para mal.
  • campos Elíseos: lugar de reposo final para las almas de los heroicos y virtuosos del inframundo.
  • Campos de Castigo: sección del inframundo en las que las almas malas reciben castigo eterno,

El Hades de los griegos está regido por el dios del mismo nombre, hijo del titán Cronos y la titanide Rea. Aunque puede ser cruel, Hades no es maligno. Los romanos le adoptaron como Plutón, y además de otorgarle el reino de los muertos, le dieron la custodia de los metales preciosos bajo la tierra. Los griegos poblaron el Hades de otros seres mitológicos, como las Furias y las Moiras. Las primeras habitaban bajo la tierra pero solían atormentar a los malos en vida. Eran mujeres con cabellera de serpientes, llamadas también Erinias. En cuanto a las Moiras (llamadas en Roma Parcas), su tarea era hilar el hilo de la vida de cada mortal y cortarlo en el momento justo. Hades estaba acompañado también por Cerbero, perro de tres cabezas, y por Caronte, el barquero que conducía las almas hacia el mundo subterráneo,

Infierno NórdicoEditar

Helheim o Hela, era el infierno en la mitología nórdica, es el reino de la muerte y se encuentra en la parte más profunda, oscura y lúgubre de Niflheim, uno de los nueve mundos del Yggdrasil, estaba gobernado por Hela, la monstruosa hija de Loki, la entrada era custodiada por un perro llamado Garm. Helheim y Niflheim suelen relacionarse como el mismo mundo, pero esto no es así: Niflheim es el reino del frío, el hielo y la oscuridad, principalmente, aunque también son propias en él la muerte y la perdición,donde se dan estas dos últimas específicamente es en Helheim, la capital de la muerte.

A este mundo iban los que habían muerto por vejez o enfermedad y una vez que entrabas en él ni los dioses podían salir debido al interminable, inagotable e intransitable río Gjöll, que lo rodeaba. También los criminales van al Helhiem pero para estos hay una áreas especificas dentro de Helhiem.

Infierno SudamericanoEditar

Escribe la primera sección de tu artículo aquí.

Infierno AsiáticoEditar

Escribe la segunda sección de tu artículo aquí.

Esta página utiliza contenido de Wikipedia (ver autores) con licencia Creative Commons.
Wikipedia small logo rounded.png

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en Fandom

Wiki al azar