FANDOM


Eros Farnese MAN Napoli 6353

El Eros Farnese, un mármol de Pompeya que se cree que era una copia del Eros colosal de Tespias de Praxíteles.

En la mitología, Eros (Griego: Ἔρως, "Deseo") era el dios griego del amor. Su equivalente romano era Cupido ("deseo"). Algunos mitos lo convierten en un dios primordial, mientras que en otros es hijo de Afrodita. Era uno de los dioses alados del amor, Erotes.

Culto y representaciónEditar

Eros aparece en antiguas fuentes griegas bajo distintos aspectos. En las fuentes más antiguas, (las cosmogonías, los primeros filósofos y textos referentes a religiones mistéricas), es uno de los dioses primordiales implicada en la creación del cosmos. Pero en fuentes posteriores, Eros es representado como hijo de Afrodita, cuyas traviesas intervenciones en los asuntos de los dioses y mortales causaban la formación de lazos de amor, a veces ilícitamente. Definitivamente, en los poetas satíricos tardíos, es representado como un niño con los ojos vendados, el precursor del Cupido regordete renacentista, mientras que en la poesía y arte antiguo griego, Eros se representaba como un adulto que personifica el poder sexual y es un profundo artista.

El culto a Eros existió en la Grecia pre-clásica, pero fue mucho menos importante que el de Afrodita. Sin embargo, en la antigüedad tardía, Eros fue adorado por un culto de fertilidad de Tespias. En Atenas, compartía un culto muy popular con Afrodita, y el cuarto día de cada mes era sagrado para él.

Dios primordialEditar

Según Hesiodo (c. 700 a.C.), una de las fuentes griegas más antiguas, Eros, el dios del amor, era el cuarto dios en existir, tras Caos, Gea y Tártaro.

Homero no menciona a Eros. Sin embargo, Parménides (c. 400 a.C.), uno de los filósofos pre-socráticos, convierte a Eros en el primer dios en existir.

Los misterios órficos y eleusinos destacaban a Eros com oel dios original, pero no primordial, dado que era hijo de la noche (Nix). Aristófanes (c. 400 a.C.), influenciado por el orfismo, relata el nacimiento de Eros:

Al principio solo estaba Caos. Noche (Nix, Oscuridad (Erebo), y el Abismo (Tártaro. La Tierra, el Aire y el Cielo no existían. Primero, la Noche de alas negras puso un huevo en el fondo de las profundidades infinitas de Oscuridad, y de este, tras la revolución de largas edades,

Cita inicioEn el principio sólo existían el Caos y la Noche, el negro Erebo y el profundo Tártaro; la tierra, el Aire y el Cielo no habían nacido todavía; al fin, la Noche de negras alas puso en el seno infinito del Erebo un huevo sin germen, del cual, tras el proceso de largos siglos, nació el apetecido Amor con alas de oro resplandeciente, y rápido como el torbellino. El Amor, uniéndose en los abismos del Tártaro al Caos alado y tenebroso, engendró nuestra raza, la primera que nació a la luz.Cita final

~ Las aves - Aristófanes[1]


Hijo de AfroditaEditar

De la Teogonía de Hesiodo se puede deducir que Eros nació con Afrodita. Según Safo, Urano era el padre y Afrodita nació embarazada, como dice explícitamente Nono. Apolonio de Rodas atribuye su paternidad a Ares, no Urano. Ovidio además añade que la mayoría de los hombres lo consideran el dios más joven. Séneca en Fedra y Ovidio en Fastos consideran a Afrodita madre de los Erotes. Apuleyo, aunque también apoyó su maternidad, sitúa su nacimiento al comienzo del mundo.

Sin embargo, Safo también lo considera hijo de Gea y Urano. Alceo de Mitilene decía que era el hijo de Iris y Céfiro. Pausanías, en su Descripción de Grecia, decía que era hijo de Ilitía. En El banquete, Platón lo consideraba hijo de Poros y Penia, cuando esta aprovechó el profundo sueño de Poros tras una fiesta para concebir a Eros, quien debido a que era amante de la belleza, que Afrodita poseía, y porque compartía cumpleaños, se convirtió en su ayudante y seguidor.

Interpretación romanaEditar

Los romanos re-interpretaron los mitos y los conceptos respecto al dios griego Eros en su propia literatura y arte, siendo combinada libremente por los mitógrafos medievales y renacentistas. Por una parte, Eros era una entidad originada de forma asexual tras Caos y Gea. Simultáneamente, era considerado como un niño o joven delgado hijo de una pareja divina cuya paternidad variaba. La influyente mitógrafa renacentista Natale Conti comenzó su capítulo sobre Cupido/Eros declarando que los propios griegos no tenían clara su paternidad: Cielo y Tierra, Ares y Afrodita, Noche y Éter, Discordia y Céfiro. El escritor viajero griego Pausanías, señala, se contradice diciendo que Eros dio la bienvenida al mundo a Afrodita y luego que Eros era el hijo de esta y el más joven de los dioses.

En la literatura latina, Cupido es tratado normalmente como el hijo de Venus sin mencionar al padre. Séneca dice que Vulcano, como marido de Venus, es el padre de Cupido. Sin embargo, Cicerón, dice que hay tres Cupidos igual que hay tres Venus: el primer Cupido es hijo de Mercurio y Diana, el segundo de Mercurio y la segunda Venus, y el tercero de Marte y la tercera Venus. Este último Cupido es el equivalente de Anteros, "contra-amor", uno de los Erotes, los dioses que personifican los aspectos del amor. Los múltiples Cupidos retozando en el arte son las manifestaciones decorativas de estos amores y deseos proliferando. Durante el renacimiento inglés, Christopher Marlowe escribió de "diez mil Cupidos"; en la mascarada nupcial de Ben Jonson, Hymenaei, "unos diez mil amores de varios colores...saltan sobre la sala nupcial".

En la tradición clásica tardía, Cupido es considerado habitualmente como el hijo de Venus y Martes, cuyo amorío representó la alegoría de Amor y Guerra. La dualidad entre el Eros primordial y concebido sexualmente acomodó los conceptos filosóficos de Amor Celestial y Terrenal incluso en la era cristiana.

Mitos y relacionesEditar

Huida de TifónEditar

Cuando huían de Tifón, Eros y Afrodita[2] o Dione[3] se lanzaron al río Eúfrates convirtiéndose en peces o siendo salvados por peces gemelos. Se explicaba que por eso los sirios no consumían peces.

Eros y PsiqueEditar

Psyche et LAmour

Amor y Psique de William-Adolphe Bouguereau.

La historia de Eros y Psique tenía una duradera tradición como leyenda popular del antiguo mundo grecorromano mucho antes de ser plasmado en la novela latina de Apuleyo El asno de oro. La propia novela está escrita en el estilo romano picaresco, aunque Psique mantiene su nombre griego. Eros y Afrodita son referidos por sus nombres latinos (Cupido y Venus) y Cupido se muestra como un joven adulto, en vez de un niño.

La historia cuenta las dificultades de amor y confianza entre Eros y Psique. Afrodita estaba celosa de la belleza de la princesa mortal Psique, ya que los hombres estaban abandonando sus altares para adorar a una simple mujer humana, y por lo tanto ordenó a su hijo Eros, el dios del amor, que hiciera que Psique se enamorara de la criatura más fea de la tierra. Pero en vez de eso, Eros se enamora de Psique y la aleja de su hogar. Su frágil paz es arruinada por las celosas hermanas de Psique, que hacen que Psique traicione la confianza de su marido. Herido, Eros deja a su esposa y Psique vaga por la Tierra buscando a su amor perdido. Finalmente, se acerca a Afrodita y le pide su ayuda. Afrodita le impone una serie de difíciles tareas, que se capaz de conseguir a través de asistencia sobrenatural.

Tras completar las tareas con éxito, Afrodita cede y Psique se convierte en inmortal para vivir junto con su esposo Eros. Junto tienen una hija, Voluptas o Hedoné. (significando el placer físico, dicha).

En la mitología griega, Psique era la deificación del alma humana. Era representada en los antiguos mosaicos como una diosa con alas de mariposa (porque psique era la palabra en antiguo griego para "Mariposa"). La palabra griega psique significa literalmente "alma, espíritu, aliento, vida o fuerza animadora".

Eros y RódopeEditar

Según Hera en Dionisíacas de Nono, Eros está enamorada de Rópode, hija de Océano que se encuentra al Este cerca de Helios, junto con las aguas de Tetis.

Influencia amorosaEditar

Como dios del amor, su poder ha influido tanto en dioses como en héroes. Sin embargo, se establece que Artemisa, Atenea y Hestia eran inmunes al amor.


ReferenciasEditar

  1. Aristófanes. Las aves, pp. 27. Consultado el 25 de julio de 2016.
  2. Pseudo-Higino Astronomica 2. 30 (trans. Grant) (mitógrafo romano del siglo II d.C.)
  3. Ovidio, Fastos 2. 458 ff (trans.Boyle) (Poesía romana siglos I a.C.-I d.C.)