FANDOM


Chaac (también Chac o, en maya clásico, Chaahk) es la deidad maya de la lluvia. Con su hacha de rayo, Chaac golpea las nubes y produce el trueno y la lluvia. Chaac se corresponde con Tláloc entre los aztecas.

Deidades de la lluvia y creadores de lluviaEditar

Como otros dioses mayas, Chaac nace como uno y muchos. Cuatro Chaacs están basados en las direcciones cardinales y visten colores direccionales. En el Yucatán del siglo XVI, el Chaac direccional del este se llamaba Chac Xib Chaac "Hombre Rojo Chaac", variando solo los colores para los otros tres.

Los granjeros mayas yucatecos contemporáneos distinguían muchos más aspectos de la lluvia y las nubes y las personificaban como distintas deidades jerarquizadas de la lluvia. Los mayas chortí han conservado un importante folclore respecto al proceso de creación de lluvia, que implicaba a deidades de la lluvia golpeando serpientes que llevaban lluvia con sus hachas.

Las deidades de la lluvia tenían sus equivalentes humanos. En la comunidad maya, y mesoamericana, tradicional, una de las funciones más importantes era la de creador de lluvia, que se presuponía una relación íntima con (Y por tanto, iniciación por) las deidades de la lluvia, y un conocimiento de sus lugares y movimientos. Según la tradición posclásica tardía yucateca, Chac Xib Chaac (la deidad de la lluvia del este) era el título de un rey de Chichen Itzá, siendo otorgados títulos similares a gobernantes clásicos.

Mitología MayaEditar

La deidad de la lluvia era un patrón de la agricultura. Un conocido mito en que los Chaacs (o deidades relacionadas de la lluvia y el rayo) tienen un papel importante es sobre abrir la montaña en la que se oculta el maíz. En la mitología tzotzil, la deidad de la lluvia también figura como padre de una mujer núbil que representa el maíz y las verduras. En algunas versiones del mito Q'eqchi del Sol y la Luna, la deidad de la lluvia Choc (o Chocl) "nube" es el hermano del Sol; juntos derrotan a su anciana madre adoptiva y a su amante. Luego, Chocl comete adulterio con la esposa de su hermano y es debidamente castigado; sus lágrimas de arrepentimiento dan origen a la lluvia. Las versiones de este mito muestran a la deidad e la lluvia Chaac en su furia guerrera, persiguiendo al Sol y Luna que huyen, atacándolos con rayos.

CuriosidadesEditar

  • En Mayapan se puede ver una estatua pequeña que parece una máscara, que es el rostro de Chaac.
  • En muchos lugares de el sur de México y centroamérica dicen que al decir Chaac demasiadas veces, lloverá. Esto en épocas de sequías era intentado por los mayas.