FANDOM


En la mitología griega, Aquiles (Griego: Ἀχιλλεύς) era un héroe griego de la Guerra de Troya y el personaje principal y mejor guerrero de la Iliada de Homero. Su madre era la nereida inmortal Tetis y su padre el mortal Peleo, que era rey de los mirmidones.

La hazaña más notable de Aquiles durante la guerra de Troya fue matar al héroe troyano Hector fuera de las puertas de Troya. Aunque la muerte de Aquiles no se presenta en la Iliada, otras fuentes coinciden que fue matado por Paris con una flecha en el talón a finales de este conflicto. Leyendas posteriores, comenzando por un poema de Estacio del siglo I d.C., afirman que Aquiles era invulnerable en todo su cuerpo excepto por su talón. Aludiendo a estas leyendas, el término "Talón de Aquiles" ha llegado a significar debilidad, especialmente en algo o alguien que por otra parte tiene una constitución fuerte.

EtimologíaEditar

La educacion de Aquiles

Quirón enseñando a Aquiles cómo tocar la lira, fresco romano de Herculeo, siglo I d.C.

Las tablillas en linear B atestiguan el nombre personal Achilleus en las formas a-ki-re-u y a-ki-re-we, siendo la última dativa de la primera. El nombre ganó popularidad, incluso haciéndose común pronto tras el siglo séptimo antes de nuestra era y tomando una forma femenina Ἀχιλλεία (Achilleía), atestiguada en Ática en el siglo IV a.C. (IG II² 1617)) y, en la forma de Achillia, en una estela de Halicarnaso como el nombre de una gladiadora luchando una "amazona".

El nombre de Aquiles puede analizarse como una combinación de ἄχος (ákhos) "angustia, dolor, tristeza, pena" y λαός (laós) "gente, soldado, nación", resultando en la protoforma *Akhí-lāu̯os "aquel que tiene a la gente angustiada" o "aquel cuya gente tiene angustia". La pena o angustia de la gente es un tema presentada numerosas veces en la Iliada (y frecuentemente con el propio Aquiles). La función de Aquiles como el héroe de la pena o angustia forma una yuxtaposición irónica con la visión convencional de él como el héroe de κλέος kléos ("gloria", normalmente en la guerra). Además, laós ha sido interpretado por Gregory Nagy, siguiendo a Leonard Palmer, como "un cuerpo de soldados", una asamblea. Con esta derivación, el nombre obtiene un doble sentido en el poema: cuando el héroe actúa justamente, sus hombres traen angustia al enemigo, cuando no, sus hombres obtienen la pena de la guerra. Este poema es parcialmente sobre la dirección errónea de la ira de parte del liderazgo.

Otra mitología relaciona el nombre al compuesto protoindoeuropeo *h₂eḱ-pṓds "pie afilado", que dio primero un *āk̂pediós ilirio, evolucionando en el tiempo a *ākhpdeós y luego a *akhiddeús. Este cambio de -dd- a -ll- está entonces adscrito al paso del nombre al griego a través de una fuente pre-griega. La primera parte de la raíz *h₂eḱ- "afilado, puntiagudo" también dio el griego ἀκή (akḗ "punto, silencio, curación"), ἀκμή (akmḗ "punto, borde, cenit") y ὀξύς (oxús "afilado, puntiagudo, perspicaz, rápido, ingenioso"), mientras que ἄχος surge de la raíz *h₂egʰ- "estar molesto, asustado". La expresión completa podría ser comparable al latín acupedius "rápido de pies". Comparad también la familia de palabras latinas de aciēs "borde o punta filada, línea de batalla, batalla, compromiso", acus "aguja, alfiler, punzón" y acuō "hacer puntiagudo, afilar; ejercitar; excitar". Algún epíteto tópico de Aquiles en la Iliada señala a su "rapidez de pies", es decir, πόδας ὠκὺς Ἀχιλλεύς (pódas ōkús Achilleús "Aquiles pies-rápidos"). Algunos investigadores lo consideran un préstamo lingüístico, posiblemente de un idioma pre-griego. Aquiles desciende de la nereida Tetis y una similitud con aquellas deidades fluviales, como Aqueronte y Aqueloo, han llevado a especulaciones sobre su consideración como antigua divinidad acuática. Robert S. P. Beekes ha sugerido un origen pre-griego del nombre, basada entre otras cosas en la coexistencia de -λλ- y -λ- en el lenguaje épico, que puede resultar de un fomena palatizado /ly/ en el idioma original.

Nacimiento y primeros añosEditar

Peter Paul Rubens 181

Peter Paul Rubens: Tetis sumergiendo a Aquiles en el río Estigio (c. 1625; Museo Boijmans Van Beuningen, Rotterdam)

Aquiles era el hijo de la nereida Tetis y Peleo, el rey de los mirmidones. Zeus y Poseidón habían sido rivales por la mano de Tetis hasta que Prometeo, visionario, advirtió a Zeus de una profecía (originalmente pronunciada por Temis, diosa de la ley divina) de que Tetis engendraría un hijo mayor que su padre. Por esta razón, ambos dioses retiraron sus intenciones e hicieron que se casara con Peleo.

Hay una leyenda que ofrece una versión alternativa de estos eventos: En Argonáuticas (4.760) de Apolonio de Rodas, la hermana y esposa de Zeus, Hera, alude a la casta resistencia de Tetis a las intenciones de Zeus. señalando que Tetis era tan leal al matrimonio de Hera que rechazaba friamente al padre de los dioses. Tetis, aunque hija del dios marino Nereo, también fue criada por Hera, siendo una explicación adicional a su resistencia ante Zeus. Zeus estaba furioso y decretó que ella nunca se casaría con un inmortal. Según Aquileida de Estacio en el siglo I d.C., y las fuentes previas que no se han conservado, cuando nació Aquiles, Tetis intentó hacerlo inmortal sumergiéndolo en el río Estigio. Sin embargo, dejó vulnerable la parte del cuerpo por donde lo sostenía, su talón izquierdo. No está claro si esta versión de los sucesos se conocía antes. En otra versión de esta historia, Tetis untó al chico con ambrosía y lo puso sobre un fuego, quemando las partes mortales de su cuerpo. Fue interrumpido por Peleo, abandonando furiosa tanto al padre como al hijo.

Sin embargo, ninguna de las fuentes previas a Estacio mencionan esta invulnerabilidad general. Al contrario, en la Iliada, Homero menciona a Aquiles siendo herido: en el libro 21, el héroe peonio Asteropeo, hijo de Pelegón, desafió a Aquiles por el río Escamandro. Arroja dos lanzas simultáneamente, una rozando el codo de Aquiles "surgiendo un chorro de sangre". También, en los poemas fragmentados del ciclo épico en el que podemos encontrar descripciones de la muerte del héroe (es decir, las Ciprias, la Pequeña Iliada de Lesques de Pirra, la Etiópida e Iliupersis de Arctino de Mileto), no hay ningún trazo o mención a esta invulnerabilidad general o su famosa debilidad en el talón; en las pinturas de vasos tardías presentando al muerte de Aquiles, la flecha (o en muchos casos, las flechas) golpean su cuerpo. Peleo confió a Aquiles a Quirón el centauro en el monte Pelión para ser criado. Tetis predijo que el destino de su hijo sería obtener la gloria y morir joven, o vivir una larga vida sin incidentes en tinieblas. Aquiles eligió la primera y decidió participar en la guerra de Troya. Según Homero, Aquiles creció en Ftía junto a su compañero Patroclo.

Oculto en EscirosEditar

05-Mosaico del Oecus. Aquiles en Skyros alta

Aquiles en Esciros, donde - según la Aquileida - Odiseo le descubre vestido como una mujer y oculto entre las princesas de la corte real, mosaico romano tardío de on Skyros, where – La Olmeda, España, c. 500 d.C.

Algunas fuentes poshoméricas afirman que para mantener a Aquiles seguro de la guerra, Tetis (o, en algunas versiones, Peleo), ocultó al joven en la corte de Licomedes, rey de Esciros. Allí, Aquiles, disfrazado como una chica vive entre las hijas de Licomedes, quizás bajo el nombre "Pirra" (la chica pelirroja). Engendra un hijo con la hija de Licomedes, Deidamía, a quien violó, según Estacio, y lo llama Neoptólemo (también llamado Pirro, por el posible alias de su padre). Según la historia, Odiseo descubre del profeta Calcas que los aqueos serían incapaces de capturar Troya sin la ayuda de Aquiles. Odiseo va a Esciros disfrazado de buhonero vendiendo ropas de mujer y joyería y sitúa una lanza y un escudo entre su mercancía. Cuando Aquiles toma instantemente la lanza, Odiseo ve a través de su disfraz y le convence de unirse a la campaña griega. En otra versión de la historia, Odiseo dispone que suene la alarma de trompeta mientras él estaba con las mujeres de Licomedes; mientras las mujeres huyen en pánico, Aquiles se prepara para defender la corte, revelando su identidad.

En la guerra de TroyaEditar

Según la Iliada, Aquiles llegó a Troya con 50 barcos, cada uno con 50 mirmidones. Señaló a cinco líderes (cada líder comandando 500 mirmidones): Menestio, Eudoro, Pisandro, Fénix y Alcimedón.

TélefoEditar

Gottlieb Schick Achille and Agamemnon 1801

Aquiles y Agamenón por Gottlieb Schick (1801)

Cuando los griegos fueron a la guerra de Troya, pararon accidentalmente en Misia, gobernada por el rey Télefo. En la batalla resultante, Aquiles provocó una herida incurable a Télefo; Télefo consultó un oráculo, que afirmó que "Aquel que hirió debe curar". Guiado por el oráculo, llegó a Argos, donde Aquiles le curó para que pudiera convertirse en el guía al viaje a Troya.

Según otros relatos en la obra perdida de Eurípides sobre Télefo, fue a Áulide pretendiendo ser un mendigo y pidió a Aquiles que le curara la herida. Aquiles se negó, afirmando no poseer conocimiento médico. Alternativamente, Tëlefo retuvo a Orestes por una recompensa, siendo esta la ayuda de Aquiles para curar la herida. Odiseo razonó que la lanza provocó la herida; por lo tanto, la lanza debía ser capaz de curarla. Se rasparon trozos de la lanza en la herida y Télefo se curó.

TroiloEditar

Achilles slaying Troilus

Aquiles matando a Troilo, kilix de figuras rojas firmado por Eufronio.

Según las Ciprias (parte del ciclo épico que cuenta los sucesos de la guerra de Troya antes de la ira de Aquiles), cuando los aqueos decidieron volver a casa, fueron contenidos por Aquiles, que luego atacó el ganado de Eneas, saqueó ciudades vecinas (como Pédaso y Lirneso, donde los griegos capturaron a la reina Briseida) y mató a Tenes, hijo de Apolo, así como al hijo de Príamo, Troilo, en el santuario de Apollo Thymbraios. Sin embargo, el romance entre Troilo y Crésida descrito en Troilo y Crésida de Geoffrey Chaucer y en Troilo y Crésida de William Shakespeare son una invención medieval.

En Historia de la destrucción de Troya de Dares Frigio, el resumen latino por el que la historia de Aquiles se transmitió por Europa, así como en relatos anteriores, Troilo era un joven príncipe troyano, el más joven de los cinco hijos legítimos de Príamo y Hécuba (o según otras fuentes, otro hijo de Apolo). A pesar de su juventud, era uno de los principales líderes de guerra troyano, un "guerrero a caballo" o "guerrero en carro" según Homero. Las profecías relacionaban el destino de Troilo al de Troya, por lo que fue emboscado para intentar capturarlo. Aunque Aquiles, sorprendido tanto por la belleza de Troilo y su hermana Políxena, es superado por la lujuria, dirigiendo sus atenciones sexuales al joven quien, negándose a ceder, se encontró decapitado en el altar de Apollo Thymbraios. Versiones posteriores de la historia sugirieron que Troilo fue asesinado accidentalmente por Aquiles en un abrazo demasiado entusiasta. En esta versión del mito, la muerte de Aquiles sobrevino como castigo por este sacrilegio. Los antiguos escritores trataron a Troilo como el epítome de un hijo muerto llorado por sus padres. De haber llegado a la edad adulta, afirma el Primer Mitógrafo Vaticano, Troya habría sido invencible.

En la IliadaEditar

Achilles Briseis MAN Napoli Inv9105 n01

Aquiles cede a Briseida a Agamenón, de la Casa del Poeta Trágico en Pompeya, fresco, siglo I d.C. (Museo Nacional Arqueológico de Nápoles).

La Iliada de Homero es la narración más famosa de las hazañas de Aquiles en la guerra de Troya. La ira de Aquiles (μῆνις Ἀχιλλέως, mênis Achilléōs) es el tema principal del poema. Las primeras dos líneas de la Iliada dicen:

Μῆνιν ἄειδε θεὰ Πηληϊάδεω Ἀχιλῆος

:οὐλομένην, ἣ μυρί' Ἀχαιοῖς ἄλγε' ἔθηκεν, […]

Canta, oh diosa, la cólera del Pelida Aquiles;
cólera funesta que causó infinitos males a los aqueos [...]

La epopeya homérica solo cubre una cuantas semanas de la guerra de una década y no narra la muerte de Aquiles. Comienza con la retirada de la batalla de Aquiles tras ser deshonrado por Agamenón, el comandante de las fuerzas aqueas. Agamenón había tomado una mujer llamada Criseida como su esclava. Su padre Crises, sacerdote de Apolo, ruega a Agamenón que se la devuelva. Agamenón se niega y Apolo envía una plaga a los griegos. El profeta Calcas determina correctamente la fuente de sus problemas, pero no hablará a menos que Aquiles jure protegerle. Aquiles lo hace, por lo que Calcas declara que Criseida debe ser devuelta a su padre. Agamenón acepta, pero entonces que le entregue el trofeo de guerra de Aquiles, Briseida, la hija de Briseo. Enfadado por el deshonor de que le despojen de su saqueo y gloria (y, como dice luego, porque ama a Briseida), y animado por su madre Tetis, se niega a luchar o liderar ninguna tropa junto a las fuerzas griegas. Al mismo tiempo, ardiente de rabia por el robo de Agamenón, Aquiles reza a Tetis para que convenza a Zeus para que los troyanos ganen terreno para que él pueda recuperar su honor.

Akhilleus embassy Staatliche Antikensammlungen 8770

La embajada de Aquiles, hidria ática de figuras rojas, c. 480 a.C. (Staatliche Antikensammlungen, Berlín)

Conforme la batalla se dificulta para los griegos, gracias a la Influencia de Zeus, Néstor declara que los troyanos están ganando porque Agamenón enfureció a Aquiles, instando al rey a aplacar al guerrero. Agamenón acepta y envía a Odiseo y a otros dos líderes, Áyax y Fénix, a Aquiles con la oferta de devolverle a Briseida entre otros regalos. Aquiles rechaza todos las ofertas de Agamenón y simplemente anima a los griegos a volver a casa como él planeaba hacer.

AmbrosianIliadPict47Achilles

Aquiles sacrificando a Zeus por la vuelta segura de Patroclo, de la Iliada ambrosiana, un manuscrito iluminado del siglo V.

Los troyanos, liderados por Héctor, empujan al ejército griego de vuelta a las playas y asaltan sus barcos. Con las fuerzas griegas al borde de la destrucción absoluta, Patroclo lidera a los mirmidones en la batalla, llevando la armadura de Aquiles, aunque este permanece en su campamento. Patrolo tiene éxito en alejar a los troyanos de nuevo de las playas, pero es asesinado por Hector antes de que pueda liderar un asalto en la ciudad de Troya.

The Rage of Achilles by Giovanni Battista Tiepolo

La rabia de Aquiles, fresco de Giovanni Battista Tiepolo (1757, Villa Valmarana ai Nani, Vicenza)

Tras recibir las noticias de la muerte de Patroclo de Antíloco, el hijo de Néstor, Aquiles llora la muerte de su querido compañero. Su madre Tetis viene a consolarlo. Ella persuade a Hefesto para que le fabrique una nueva armadura, en sustitución de la armadura que vestía Patroclo, que había sido tomada por Héctor. La nueva armadura incluye el Escudo de Aquiles, descrito con gran detalle en el poema.

Triumph of Achilles in Corfu Achilleion

Aquiles triunfante arrastrando el cuerpo inerte de Héctor frente a las puertas de Troya, de un fresco panorámico del nivel superior del salón principal del Aquileón.

Enfurecido por la muerte de Patroclo, Aquiles deja de negarse a luchar y entra en el campo de batalla, matando a muchos hombres pero siempre buscando a Héctor. Aquiles se enfrenta con el dios fluvial Escamandro, que está enfadado porque Aquiles está asfixiando sus aguas con todos los hombres que ha matado. El dios intenta ahogar a Aquiles, pero es detenido por Hera y Hefesto. El propio Zeus se percata de la ira de Aquiles y envía a los dioses para contenerle para que no saquee Troya por su cuenta antes del momento predispuesto para su destrucción, pareciendo que la ira no contenida de Aquiles puede desafiar al propio destino. Finalmente, Aquiles encuentra a su presa. Aquiles persigue a Hector alrededor de la muralla de Troya antes de que Atenea, en forma del hermano favorito de Héctor, Deífobo, le persuade para que deje de correr y se enfrente a Aquiles cara a cara. Después de que Héctor descubra que es un engaño, se percata que la batalla es inevitable. Intentando caer luchando, carga contra Aquiles con su única arma, su espada, pero falla. Aceptando su destino, Héctor ruega a Aquiles que no le perdone la vida, pero que trate su cuerpo con respeto después de matarlo. Aquiles le dice a Héctor que es inútil esperar eso de él, declarando que "Ojalá el furor y el coraje me incitaran a cortar tus carnes y a comérmelas crudas. ¡Tales agravios me has inferido!". Entonces Aquiles mata a Héctor y arrastra su cadáver por los talones detrás de su carro. Tras tener un sueño donde Patroclo le ruega a Aquiles que celebre su funeral, Aquiles celebra una serie de juegos funerales en su honor.

Con la ayuda del dios Hermes, el padre de Héctor, Príamo, va a la tienda de Aquiles a rogarle a Aquiles que le devuelva el cuerpo de Héctor para que pueda ser enterrado. Aquiles cede y promete una tregua mientras dure el funeral. El poema termina con una descripción del funeral de Héctor y el final que le esperan a Troya y al propio Aquiles.

Relatos épicos posterioresEditar

Akhilleus Penthesileia Staatliche Antikensammlungen 2688

Aquiles matando a Pentesilea, tondo de un kílix ático de figuras rojas, c. 465 a.C., de Vulci.

Las Etiópida (siglo VII a.C.) y las Posthoméricas, compuesta por Quinto de Esmirna en el siglo IV d.C., narra sucesos adicionales de la guerra de Troya. Cuando Pentesilea, reina de las amazonas e hija de Ares, llega a Troya, Príamo espera que derrote a Aquiles. Tras su tregua temporal con Príamo, Aquiles lucha y mata a la reina guerrera, solo para llorar luego su muerte. Al principio, estaba tan distraido por su belleza, que no luchó con la intensidad típica. Una vez que descubrió que esa distracción arriesgaba su vida, se concentró y la mató.

Akhilleus Memnon Staatliche Antikensammlungen 1410

Aquiles y Memnón luchando, entre Tetis y Eos, ánfora ática de figuras negras, c. 510 a.C., de Vulci

Tras la muerte de Patroclo, el hijo de Néstor, Antíloco, se convierte en el compañero más cercano de Aquiles. Cuando Memnón, hijo de la diosa del alba Eos y rey de Etiopía, mata a Antíloco, Aquiles obtiene una vez más la venganza en el campo de batalla, matando a Memnón. Consecuentemente, Eos no deja que salga el Sol hasta que Zeus la persuade. La lucha entre Aquiles y Memnón sobre Antíloco recuerda a la de Aquiles y Héctor sobre Patroclo, solo que Memnón, a diferencia de Héctor, también era hijo de una diosa.

Muchos académicos homéricos han discutido que el episodio inspiró muchos detalles de la descripción de la Iliada de la muerte de Patroclo y la reacción de Aquiles a esta. El episodio formó luego la base de la épica cíclica Etiópida, que fue compuesta tras la Iliada, posiblemente en el siglo VII a.C. La Etiópida está perdida, excepto por fragmentos dispersos citados por autores posteriores.

Muerte de AquilesEditar

Aias body Akhilleus Staatliche Antikensammlungen 1884

Áyax lleva el cuerpo de Aquiles, lécito ático de figuras negras, c. 150 a.C., de Sicilia (Staatliche Antikensammlungen, Munich).

La muerte de Aquiles, como predijo Héctor en su último aliento, fue provocada por Paris con una flecha (en el talón, según Estacio). En algunas versiones, el dios Apolo guió la flecha de Apolo. Algunas narraciones también afirman que Aquiles estaba escalando las murallas de Troya y fue golpeado por una flecha envenenada. Todas estas versiones niegan cualquier tipo de valor de Paris, debido a la idea común de que Paris era un cobarde y no el hombre que era su hermano Héctor, y que Aquiles seguía sin ser derrotado en el campo de batalla. Sus huesos se mezclaron con los de Patroclo, celebrándose juegos funerales. En Etiópida es representado viviendo tras su muerte en la isla de Leuce en la desembocadura del río Danubio.

Otra versión de la muerte de Aquiles es que se enamoró profundamente con una de las princesas troyanas, Políxena. Aquiles le pide a Príamo su mano en matrimonio. Príamo lo desea ya que significaría el fin de la guerra y una alianza con el mayor guerrero del mundo. Pero mientras Príamo está supervisando el matrimonio privado de Políxena y Aquiles, Paris, que tendría que deshacerse de Helena si Aquiles se casaba con su hermana, se esconde en los arbustos y dispara a Aquiles la flecha divina, matándolo.

En la Odisea, Agamenón informa a Aquiles de su pomposo enterramiento y la erección de un montículo en Helesponto mientras reciben a los pretendientes de Penélope en el Hades. Afirma que construyeron un enorme montículo funerario en la playa de Ilión que podía ver cualquiera que se acercara desde el océano. Aquiles fue incinerado y sus cenizas enterradas en la misma urna que las de Patroclo. Paris fue asesinado luego por Filoctetes usando el enorme arco de Heracles. En el libro XI de la Odisea de Homero, Odiseo navega al inframundo y conversa con las sombras. Una de estas es Aquiles, que cuando fue saludado con "bendito en la vida, bendito en la muerte", responde que preferiría ser el esclavo del peor de los amos que rey de todos los muertos. Pero Aquiles entonces pregunta a Odiseo sobre las hazañas de su hijo en la guerra de Troya, y Odiseo le cuenta las acciones heroicas de Neoptólemo, llenando de satisfacción a Aquiles. Esto deja al lector con la ambigua idea de cómo se sentía Aquiles sobre su vida heroica.

Según algunos relatos, se casó con Medea en vida, por lo que tras sus muertes se unieron en los Campos Elíseos del Hades - como prometió Hera a Tetis en Argonáuticas (III a.C.) de Apolonio de Rodas.

Aquiles y PatrocloEditar

La naturaleza exacta de la relación de Aquiles con Patroclo ha sido un tema de debate tanto en el periodo clásico como moderno. En la Iliada, parece ser el modelo de una profunda y leal amistad. Homero no sugiere que Aquiles y su íntimo amigo Patroclo fueran amantes. A pesar de que no haya pruebas directas en el texto de la Iliada de que Aquiles y Patroclo fuesen amantes, esta teoría ha sido expresada por algunos autores tardíos. Los comentaristas desde de la antigüedad clásica al presente han solido interpretar la relación a través de la lente de sus propias culturas. En la Atenas del siglo V a.C., la intensa unión se solía ver como la costumbre griega de la paiderasteia. En El banquete de Platón, los participantes en un diálogo sobre el amor asumen que Aquiles y Patroclo eran una pareja; Fedro discute que Aquiles era el más joven y bello, por lo que era el amado y Patroclo el amante. Pero el antiguo griego no tiene palabras para distinguir heterosexual y homosexual, asumiéndose que un hombre podría desear a un guapo joven y tener sexo con una mujer.

El destino de la armadura de AquilesEditar

Aias Achilles game Musei Capitolini MC6

Aquiles y Áyax jugando al juego de mesa petteia, enócoe de figuras negras, c. 530 a.C. (Museo Capitolino, Roma).

La armadura de Aquiles fue objeto de una pelea entre Odiseo y Áyax telamonio (Áyax el grande). Compitieron por ella dando discursos a los prisioneros troyanos sobre por qué eran el más valiente de los guerreros después de Aquiles. Los prisioneros llegaron a un consenso a favor de Odiseo. Furioso, Áyax maldijo a Odiseo, ganándose la ira de Atenea. Atenea enloqueció temporalmente Áyax con pena y angustia, comenzando a matar ovejas pensando que eran sus compañeros. Tras un rato, cuando Atenea lo liberó de la locura, Áyax descubrió que había estado matando a ovejas, por lo que se suicidó debido a la vergüenza que sentía. Odiseo finalmente dio la armadura a Neoptólemo, el hijo de Aquiles.

Una reliquia de la que se afirmaba que era la lanza de cabeza de bronce de Aquiles se conservó durante siglos en el templo de Atenea en la acrópolis de la Fasélide, Licia, un puerto del golfo Panfilio. La ciudad fue visitada en el 333 a.C. por Alejandro Magno, que se veía como el nuevo Aquiles y llevaba la Iliada consigo, pero sus biógrafos de la corte no mencionan la lanza. Sin embargo, se mostró en la época de Pausanías en el siglo II d.C.

Aquiles, Áyax y el juego de petteiaEditar

Numerosas pinturas en cerámica han sugerido una historia no mencionada en las tradiciones literarias. En algún momento de la guerra, Aquiles y Áyax estaban jugando un juego de mesa (petteia). Estaban concentrados en el juego e ignoraban la batalla a su alrededor. Los troyanos atacaron y alcanzaron a los héroes, que solo se salvaron por la intervención de Atenea.

Veneración y culto heroicoEditar

La tumba de Aquiles, existente en la antigüedad en la Tróade, fue venerada por los tesalonicenses, pero también por las expediciones persas así como Alejandro Magno y el emperador romano Caracalla. El culto de Aquiles también se encontraba en otros lugares, como la isla de Astipalea en las Espóradas, en Esparta tenía su santuario, en Élide y en la Tesalónica de Aquiles, así como en las ciudades de la Magna Grecia de Tarento, Locri y Crotona, representando un culto casi panhelénico del héroe.

Mourning of Akhilleus Louvre E643

Tetis y las nereidas llorando la muerte de Aquiles, hidria corintia de figuras negras, c. 555 a.C. (Louvre, París)

La extensión e intensidad de la veneración del héroe entre los griegos que se habían asentado en la costa norte del Pontus Euxinus, el actual mar Negro, parece ser destacable. En la colonia milesiana de Olbia está atestiguada un culto arcaico, así como en una isla en medio del mar Negro, hoy identificada como la isla de las Serpientes (UCraniano Зміїний, Zmiinyi, cerca de Kiliya, Ucrania). Una antigua inscripción dedicatoria de las colonias griegas del mar Negro (disco de barro inscrito y graffiti, siendo posibles ofrendas votivas, de Olbia, la zona de la isla Berenzán y el Quersoneso Táurico) atestiguan la existencia de un culto heroico a Aquiles del siglo VI a.C. en adelante. El culto aún florecía en el siglo III d.C., cuando la estela dedicatoria de Olbia menciona un Aquiles Pontárchēs (Ποντάρχης, aproximadamente "señor del mar" o "del Pontus Euxinus"), que era invocado como protector de la ciudad de Olbia, venerado junto con los dioses olímpicos como los locales Apolo Prostates, Hermes Agoraeus o Poseidón.

Plinio el viejo (23-79 d.C.) en su Historia natural menciona un "puerto de Aqueos" y una "isla de Aquiles", famosa por la tumba de ese "hombre" (portus Achaeorum, insula Achillis, tumulo eius viri clara), situada en alguna parte cerca de Olbia y del estuario del Dnieper-Bug Meridional; además a 125 millas romanas de esta isla, sitúa una península "que se estrecha en forma de una espada oblícua", llamada Dromos Achilleos (Ἀχιλλέως δρόμος, Achilléōs drómos "la pista de carreras de Aquiles") y considerado el lugar donde el héroe se ejercitaba o de los juegos instituidos por él. Este último detalle del relato de Plinio se considera un cordón litoral icónico, llamado ahora Tendra (o Kosa Tendra y Kosa Djarilgatch), situado entre la desembocadora del Dnieper y la bahía de Karkinit, pero a apenas 125 millas romanas (c. 185 km) del estuario Dnieper-Bug, como afirma Plinio (a la "pista" le da una longitud de 80 millas, unos 120 kilómetros, mientras que el cordón mide actualmente unos 70 kilómetros).

En el siguiente capítulo de su libro, Plinio se refiere a la misma isla como Aquilea e introduce dos nombres adicionales: Leuce o Macaron (del griego [νῆσος] μακαρῶν "isla de los benditos"). Las medidas contemporáneas dadas en este punto parecen referirse a la identificación de Aquilea o Leuce con la actual isla de las Serpientes. El contemporáneo de Plinio, Pomponio Mela (c. 43 d.C.) cuenta que Aquiles fue enterrado en una isla llamada Aquilea, situada entre el Borístenes y el Ister, aumentando la confusión geográfica. Las ruinas de un templo cuadrado, midiendo 30 metros de lado, posiblemente dedicado a Aquiles, fue descubiertas por el capitán Kritzikly en 1824 en la isla de las Serpientes. Una segunda expedición en 1840 mostró que la construcción de un faro había destruido todos los restos de este templo. Una inscripción en un lécito de esmalte negro del siglo V a.C. se encontró en 1840, leyéndose: "Glaucos, hijo de Poseidón, dedícame a Aquiles, señor de Leuce". En otra inscripción del siglo V o IV a.C., una estatua dedicada a Aquiles, señor de Leuce, por un ciudadano de Olbia, mientras que en una dedicatoria adicional, la ciudad de Olbia confirma el mantenimiento continuo del culto de la isla, sugiriendo de nuevo su cualidad como lugar de veneración heroica suprarregional.

Achilles Troilus MAN Napoli Inv5999

Estatua romana de un hombre con el cuerpo muerto de un chico, identificado como Aquiles y Troilo, siglo II d.C. (Museo Arqueológico Nacional de Nápoles).

El culto heroico dedicado a Aquiles en Leuce parece datar del relato de la Etiópida perdida según el cual, tras su muerte imperecedera, Tetis asió a su hijo de la pira funeral y lo llevó a la mítica Λεύκη Νῆσος (Leúkē Nêsos "isla blanca"). Ya en el siglo V a.C., Píndaro había mencionado un culto de Aquiles en una "isla brillante" (φαεννά νᾶσος, phaenná nâsos) del mar Negro, mientras que en otra de sus obras, Píndaro contaría la historia del Aquiles inmortalizado viviendo en una isla de los Benditos geográficamente indefinida junto con otros héroes como su padre Peleo y Cadmo. Es conocida la conexión de estas mitológicas islas Afortunadas (μακαρῶν νῆσοι, makárôn nêsoi) o el Elíseo homérico con la corriente Océano que, según la mitología griega, rodea el mundo habitable, que debería haber explicado las riberas norteñas del Euxine con él. Guy Hedreen ha encontrado pruebas adicionales de exta conexión de Aquiles con el margen norte del mundo habitado en un poema de Alceo de Mitilene hablando de "Aquiles señor de Escitia" y la oposición Norte y Sur, como evocaba la lucha de Aquiles contra el príncipe etiópe Memnón, quien en este caso sería llevado por su madre a su tierra natal tras su muerte.

El Periplo del mar Euxino (c. 130 d.C.) da los siguientes detalles:

Cita inicioEn esta se dice que Thetis entregó al niño, y que en la misma residió Aquiles. También está en ella el santuario de Aquiles, 21.2 y una talla de las antiguas hazañas. Pero la península está desierta de hombres, y no muchas cabras se observan; de ellas se dice que están consagradas a Aquiles, por lo que siempre se preservan. Y otras muchas ofrendas están expuestas en el templo; urnas, anillos y piedras de las más magníficas; todas estas cosas en agradecimiento para Aquiles. También están a la vista epigramas, compuestos tanto por romanos como por griegos, en distintos metros, panegíricos de 21.3 Aquiles; y también están los de Patroclo; porque también honran a Patroclo junto a Aquiles en cuanto que refieren que era querido por Aquiles. Muchos pájaros revolotean en la península, gaviotas y somorgujos blancos, cuervos marinos en una abundancia 21.4 inconmensurable. Estos pájaros escoltan el santuario de Aquiles. Muy de mañana cada día bajan volando hasta el mar; después desde el mar, humedecidas las alas, con prisa vuelan hacia el templo y asperjan el templo; tan pronto como bellamente ocurre, embellecen de nuevo el pavimento con las alas También describen estas cosas. Entre los que ponen proa para la península, ex profeso navegando hacia ella, las víctimas sacrificiales las transportan en las naves, y sacrifican estas 22.2 que se envían a Aquiles; pero algunos son forzados a aproximarse por el invierno, y también ellos imploran la víctima ante el mismo dios —necesitadas éstas para los sacrificios—, si es más grato y preferible para él víctimas que con la misma noción escogerían compartir; — satisfacción a la vez que responde a lo que juzgaba digno para él. Si la respuesta [del oráculo] objetara, pues están las respuestas en el santuario, se atiende la satisfacción; aún si lo objetara, aún se atiende. Reuniéndose para deliberar conocen que la satisfacción es suficiente. Pero el sacrificio se establece sobre esto naturalmente, y no salen absueltos todavía. Y por esto en verdad se consagra mucho dinero para el héroe para las satisfacciones de los sacrificios. 23.1 Se aparece en sueños Aquiles a los que se aproximan a la península, también a los que navegan, en tanto que no pasaran por delante de ella, y manifiesta dónde es mejor aproximarse a la península y dónde echar las anclasCita final

~ Periplo del Ponto Euxino - Arriano de Nicomedia


El geógrafo griego Dionisio Periegeta, que vivió probablemente durante el primer siglo de nuestra era, escribió que la isla se llamaba Leuce "porque los animales salvajes que viven allí son blancos". Se dice que allí residen las almas de Aquiles y otros héroes, y que vagan a través de los valles inhabitados de estas islas; así es como Jove recompensaba a los hombres que se distinguían a través de sus virtudes, porque a través de la virtud habían adquirido un honor eterno. De manera similar, otros relacionan el nombre de la isla con los blancos acantilados, serpientes o aves que viven allí. Pausanías contó que la isla está "cubierta con bosques y llena de animales, algunos salvajes, otros mansos. En esta isla también está el templo de Aquiles y su estatua". Leuce también tenía una reputación como lugar de curación. Pausanías informa de que el la Pitia délfica envió al señor de Croton para ser curado de una herida en el pecho. Amiano Marcelino atribuye la curación a las aguas (Aquae) de la isla.

Varios importantes puertos comerciales de las aguas griegas estaban dedicadas a Aquiles. Herodoto, Plinio el viejo y Estrabón informaron de la ciudad de Aquileón (Ἀχίλλειον), construida por colonos de Mitilene en el siglo VI a.C., cerca del supuesto montículo funerario en la Tróade. Testimonios posteriores señalan a un Aquileón en Mesenia (Según Esteban de Bizancio) y un Aquileos (Ἀχίλλειος) en Laconia. Nicolae Densușianu reconoció una conexión a Aquiles en los nombres de Aquileia y el brazo norte del delta del Danubio, llamado Chilia (presumiblemente de un Achileii antiguo), aunque su conclusión, que Leuce tenía derechos soberanos sobre el mar Negro, evoca una ley marítima moderna más que arcaica.

Los reyes de Epiro afirmaban descender de Aquiles a través de su hijo, Neoptólemo. Alejandro Magno, hijo de la princesa epirota Olimpia, podría por tanto afirmar esta descendencia, esforzándose en muchos aspectos por ser como su antepasado. Se dice que visitó la tumba de Aquiles en Aquileón mientras pasó Troya. En el 216 d.C., el emperador romano Caracalla, mientras se dirigía en su camino a la guerra contra Partia, emuló a Alejandro celebrando unos juegos en torno al túmulo de Aquiles.

Reconocimiento en la antigüedadEditar

Aquiles en la tragedia griegaEditar

El dramaturgo griego Esquilo escribió una trilogía de obras sobre Aquiles, recibiendo el título de Aquileidas por académicos modernos. Las tragedias narran las hazañas de Aquiles durante la guerra de Troya, incluyendo la derrota de Héctor y su muerte cuando una flecha disparada por Paris y guiada por Apolo atraviesa su talón. Los fragmentos existentes de las Aquileidas y otros fragmentos Esquilianos se han reunido para producir una obra moderna factible. La primera parte de la trilogía Aquileida, Los mirmidones, centrada en la relación entre Aquiles y el coro, que representa al ejército aqueo e intenta convencer a Aquiles para rendirse en su disputa con Agamenón; solo han sobrevivido unas pocas líneas. En El banquete de Platón, Fedro señala que Esquilo presentó a Aquiles como amante y Patroclo como el amado; Fedro discute que esto es erróneo, porque Aquiles, siendo el más joven y bello de los dos, debería ser el amado, que quería a su amante tanto que elegiría morir para vengarlo.

El dramaturgo Sófocles también escribió Los amantes de Aquiles, una obra con Aquiles como personaje principal. Solo se han conservado unos pocos fragmentos.

Aquiles en la filosofía griegaEditar

El filósofo Zenón de Elea centró una de sus paradojas en una carrera a pie imaginaria entre Aquiles de "pies rápidos" y una tortuga, por el cual intentaba mostrar que Aquiles no podía alcanzar una tortuga que comenzaba primero y, por lo tanto, el movimiento y el cambio eran imposible. Como estudiante del monista Parménides y miembro de la escuela Eleática, Zenón creía que el tiempo y el movimiento eran ilusiones.

Aquiles en la literatura romana y medievalEditar

Los romanos, que trazaron tradicionalmente su linaje a Troya, tomaron una visión muy negativa de Aquiles. Virgilio se refiere a Aquiles como un salvaje y un carninero inmisericorde de hombres, mientras que Horacio presenta a Aquiles matando despiadadamente mujeres y niños. Otros escritores, como Catulo, Propercio y Ovidio, representan un segundo grupo de menosprecio, con énfasis en la carrera erótica de Aquiles. Este grupo continúa en relatos latinos de la guerra de Troya por escritores como Dictis Cretense, Dares Frigio, en Poema de Troya de Benoît de Sainte-Maure y en Historia de la destrucción de Troya de Guido delle Colonne, que permanecieron como las versiones más leínas y narradas de la Materia de Roma hasta el siglo XVII.

Aquiles fue descrito por el cronista bizantino León el Diácono, no como heleno, sino como escita, mientras que para el autor bizantino Juan Malalas, su ejército estaba formado por una tribu anteriormente conocida como mirmidones y luego como búlgaros.

CuriosidadesEditar

  • La expresión "talón de aquiles" hace referencia a este héroe cuyo punto débil era el talón, también hace referencia a que es el punto débil de el ser humano.
  • Tenía alrededor de 35 años cuando murió (se dice que tenía 25, pero eso era al comenzar la guerra).
  • A pesar de su caracter iracundo y violento, aquiles tenía algo de corazón, ya que se apiadó de priamo cuando este vino llorando a reclamar el cuerpo de su hijo, héctor, a pesar de que fueran enemigos.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.